Comercio exterior y digitalización: ¿qué relación tienen?

Comercio exterior y digitalización: ¿qué relación tienen?

Desde SABERDIZ creemos que el comercio exterior se ve influido por la digitalización. En el siguiente artículo, resumimos la relación que existe entre el comercio internacional y el proceso de digitalización que experimentamos desde las últimas décadas.

El comercio mundial se ha transformado repetidamente a lo largo de la historia, impulsado por una combinación de nuevas tecnologías y normas políticas que liberan su poder. En la década de 1970, la nueva tecnología desembocó en una drástica caída de los costes comerciales, un enorme aumento del comercio, la aparición de empresas y cadenas de valor globales y la integración de un amplio abanico de países en la economía mundial.

DEFINICIÓN DEL COMERCIO HABILITADO DIGITALMENTE

Todos los tipos de actividad económica se ven afectados por la digitalización, por lo que en cierto modo todo el comercio se ha convertido en comercio electrónico. Definimos el comercio habilitado digitalmente como los movimientos económicos en los que la digitalización ha cambiado materialmente la forma en que se realiza el comercio o lo que se comercia. Desglosamos el comercio habilitado digitalmente en tres categorías:

LA POLÍTICA DE COMERCIO DIGITAL ESTÁ EVOLUCIONANDO

Dado que el comercio habilitado digitalmente se encuentra en auge, se ve afectado por la amplia gama de políticas en ambas áreas. Desde el año 2000, las normativas se han multiplicado por cuatro, y el 33% entra en la categoría “más restrictiva”. Pero las medidas de política comercial más tradicionales, como el control de las inversiones a través del CFIUS (Comité de Inversiones Extranjeras en Estados Unidos), también son importantes.

LA AGENDA PARA LAS EMPRESAS

Las empresas centradas en la venta digital convierten esencialmente los mercados locales en mercados globales. Muchas de estas empresas provienen naturalmente de las industrias de bienes de consumo. El nivel de digitalización en sus operaciones depende de las decisiones específicas de la empresa sobre la llegada al mercado, las cadenas de valor y la naturaleza de la propuesta de valor. Estas empresas se enfrentarán a las tradicionales barreras comerciales relacionadas con los aranceles de sus productos y tendrán que considerar las regulaciones adicionales relativas a los datos de sus clientes.

¿CÓMO SE ORGANIZA UN VENDEDOR?

Dependiendo de cómo se obtengan los ingresos o de cómo sea la transacción entre vendedor y comprador, los e-commerce más importantes pueden ser:

  • Tienda on-line de productos propios.
  • Servicios: también es posible vender servicios a través de una web.
  • Marketplace: este tipo de e-commerce es una web compuesta por diferentes tiendas. Es una web donde diferentes vendedores pueden ofrecer sus productos. Un ejemplo sería Amazon.

Los marketplace se han convertido en una fuente de información y opinión acerca de productos que se venden a través de internet. Trasladando este concepto a lo no digital, se podría decir que un Marketplace ofrece la comodidad que pueda tener un centro comercial, en los que una gran cantidad de productos quedan a la disposición de diferentes consumidores.

En SaberDiz, queremos hacer hincapié en aquellos marketplace orientados a la venta de alimentos. Estos marketplace suelen estar especializados en productos concretos (como por ejemplo vinos, aceite de oliva, quesos, vinagres, pulpa de fruta, cosmética).

¿CÓMO COMPRAN LOS USUARIOS?

En el inicio del comercio electrónico, los usuarios compraban a través de ordenadores. Una de las técnicas más usadas por los clientes era visualizar los productos a través de la tienda online para, después, realizar la compra en la tienda física. Sin embargo, hoy en día los dispositivos móviles tienen un mayor peso en estas transacciones. Esto es debido a que los usuarios utilizan los dispositivos móviles en su día a día para múltiples tareas.

Cabe destacar que los métodos de compra de los clientes han cambiado gracias al aumento de la confianza de los usuarios a la hora de realizar transacciones por internet:

  • Medios de pago más seguros y conocimiento por parte de los clientes de la protección de datos.
  • Más medios de contacto con las tiendas online: servicios de asistencia.
  • Opiniones de otros clientes respecto a diferentes productos.

Por ello, se considera que las tiendas físicas acabarán siendo catálogos para los clientes, mientras que las compras se realizarán online en otro momento.

La digitalización está transformando nuestras industrias y sociedades. Las tecnologías digitales cambian las reglas del juego, pero no sólo para los pioneros digitales. Las empresas de todos los sectores deberían empezar a estudiar ahora las implicaciones para el comercio mundial, aunque las tecnologías, el comportamiento de los consumidores y las políticas estén todavía en proceso de cambio. Aquellas que se adelanten y trabajen para entender sus circunstancias únicas se asegurarán de tener un enfoque estratégico para gestionar los cambios a corto plazo y aprovechar las oportunidades a largo plazo.