Recuperación de las exportaciones españolas: riesgos e incertidumbres

exportaciones españolas: riesgos e incertidumbres

Recuperación de las exportaciones españolas: riesgos e incertidumbres

Después de un año y medio desde el inicio de la pandemia de Covid-19, ¿cómo están las exportaciones e importaciones españolas?


Vivimos en un entorno en constante cambio. La pandemia nos ha demostrado que todo, incluida la economía pueden cambiar de un día para otro. Después de un año y medio del inicio del covid-19, analizamos cómo es la situación en la actualidad.

Según los últimos datos de comercio declarado de Aduanas, entre enero y agosto de 2021 las exportaciones españolas de mercancías crecieron un 22,1% y alcanzaron los 201.626 millones de euros, marcando de nuevo un máximo histórico para el periodo. También ascendieron las importaciones un 21,6% interanual hasta los 212.497 millones de euros.

Para la secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez, “los últimos datos de agosto reflejan que se consolida la tendencia creciente de nuestro comercio exterior, así como el mayor dinamismo de las importaciones, que siempre fueron con más retraso y ahora se recuperan gracias a la demanda interna en España. Además de crecer las exportaciones e importaciones con fuerza respecto a 2020, también lo hacen respecto a 2019, con niveles superiores a antes de la pandemia”.

Estos últimos datos de Aduanas son alentadores, las exportaciones españolas han subido un 22% respecto a 2020 y mejoran datos anteriores a la crisis, pero ¿cuáles son las claves de esta recuperación?

Claves de la recuperación

Aumento del número de exportadores

Llama la atención la evolución del número de exportadores totales que suman más de 182.000 empresas, lo cual significa un incremento del 27% con respecto al año precedente, después de haber caído un 6,3% en el año 2020. En el caso de los exportadores regulares, es más relevante si cabe por la mayor resiliencia de este perfil: en el año 2020 se incrementaron más de un 4% y en lo que llevamos de 2021 se han incrementado un 9,2%.

“Rebote”

Así mismo, en 2020 vivimos una caída del comercio mundial espectacular y, en este 2021 lo que se ha producido en muchos sectores, es un aumento de esta lo que ha provocado un buen comportamiento en las exportaciones.

Incertidumbres:

Sin embargo, los datos no son tan alentadores como parecen y los expertos recomiendan no ilusionarse demasiado, ya que existen varios frentes abiertos que no se sabe bien cómo afectarán a las exportaciones españolas. Algunos de ellos son:

Precio de la energía

En propias palabras de Javier Serra, director general de Cooperación Institucional del ICEX: “A corto, todos sabemos las tensiones que está ocasionando el coste de la energía en muchas industrias españolas; sabemos también los riesgos de inflación que hay. Y a medio-largo plazo, una vez producido este rebote, es posible que retomemos la senda previa a 2020 que era una desaceleración del comercio internacional”.

Problemas en las cadenas de suministro

Como bien señala Marta Blanco, presidenta de CEOE Internacional: “hay empresas que transmiten que la situación en el aprovisionamiento a día de hoy es más negativa de lo que lo fue en abril de 2020.

Y en términos de expectativas, lo que se ve es una preocupación por esa falta de materias primas, por el aumento de los precios de las materias primas, por los problemas de suministro y demás y una gestión muy complicada en los próximos meses”.

Incertidumbre a nivel nacional e internacional

El desconcierto no se produce solo en España, si no que traspasa fronteras. Muchas empresas internacionales no saben si van a poder cumplir o no con los compromisos de entregas de bienes, ni a qué precios, ni si estos deben subir con el riesgo que ello supone.

A nivel nacional, los datos que ofrece Aduanas y Comercio indican que han aumentado los precios medio de la exportación española, un 11%, así como los precios medios de los productos importados, un 14%. A esto se añade la incertidumbre la situación económica española.

Antonio Bonet, presidente del Club de Exportadores e Inversores lo explica de la siguiente manera: “lo que las empresas españolas estamos viendo es que pueden aumentar nuestros costes por encima de lo que aumentan los costes de nuestros competidores, no me refiero solo a materias primas y energía, sino qué pasa con los sueldos, que pasa con el déficit público, que se va a traducir necesariamente en un aumento de impuestos, aumento de costes de la Seguridad Social, y eso nos afecta únicamente a nosotros pero no a otros países con los que estamos compitiendo.”

Cara y cruz: mercado del aceite y del algodón

Aceite de oliva

Algunos mercados ya han sufrido las consecuencias de la subida de precios que comentaba Antonio Bonet. Uno de ellos es el del aceite de oliva que ha disminuido la demanda, tanto en el consumo interior como en las exportaciones, como consecuencia de un incremento del precio en origen de una media cercana al 70%.

Las ventas al exterior registraron una reducción del 18% en graneles y del 5% en los aceites envasados, hasta un volumen de 1.080.000 toneladas.

No obstante, España mantiene el liderazgo mundial en el comercio de aceite de oliva en los principales mercados. En Estados Unidos, sobre una demanda ya superior a las 400.000 toneladas, España coloca 160.000 e Italia unas 120.000. Mientras que en Japón, sobre unas importaciones de aceite de 68.000 toneladas, 44.000 son exportadas desde España y 20.000 desde Italia. Finalmente, en China, 45.000 de las 50.000 toneladas de aceite importadas son españolas.

Algodón

En la otra cara de la moneda se encuentra la industria española del algodón que prevé superar su facturación precrisis en 2021; Aitpa prevé que el consumo de algodón se incremente este año un 20%, superando ampliamente las campañas anteriores.

En pleno aumento de los precios de la segunda materia prima más usada de la moda y con las cadenas globales de aprovisionamiento tensionadas, el sector español prevé cerrar este año con una facturación en línea con la de 2019.

Por un lado, en el caso de las exportaciones, la previsión para este año se sitúa en 1.024 millones de euros, frente a los 799 millones de euros de 2020 y muy cerca de los 1.115 millones de euros de 2019, antes del estallido del Covid-19.

El principal cliente sigue siendo Marruecos, que concentra un 27% del total, seguido por Portugal e Italia, ambos con un 10%; Francia, con un 9%, y Alemania, que copa un 7% de las ventas totales al exterior.

Por otro, en cuanto a las importaciones, se prevé que el volumen total se sitúe en 901 millones de euros este año, frente a los 749 millones de euros de 2020.

Las principales incertidumbres para la recuperación del sector están relacionadas con las magnitudes a las que están llegando los precios energéticos, de transporte y materia prima para la producción.

Aunque existan varios frentes abiertos, los datos que se han recogido a lo largo del año son buenos, lo que invita a ser optimistas y confiar en la recuperación de las exportaciones españolas.


Si con esta coyuntura, quieres más información, contacta con nosotros. Estaremos encantados de ayudarte.


Para saber más sobre las tendencias de importación y exportación en el sector de la alimentación y las bebidas, contacta con nosotros.

SABERDIZ es una empresa especializada en la comercialización internacional de productos mediante la importación y exportación. 

Tenemos como principal objetivo la introducción de los productos de nuestros proveedores en mercados de países diferentes al suyo (negocios internacionales). De esta forma, potenciamos la internacionalización de los productos, y servimos en muchos casos de importador en el país destino facilitando su proceso de exportación. En otras palabras, somos el nexo entre la empresa exportadora y su mercado internacional, aportando valor en el proceso de importación y exportación.